La dieta alcalina

Lo último en dietas venido directamente de EE.UU. Leí que Victoria Beckham estaba a dieta y mi incredulidad me arrastró a investigar sobre dicha cuestión. He llegado a leer que cura la artritis, la diabetes, el cáncer y retrasar el proceso de envejecimiento… entre otros. Seguro que también te hace ganar mucho dinero trabajando desde casa.

Ironías aparte, nos ponemos en antecedentes.

El pH (potencial de hidrogeniones) es una medida de acidez o alcalinidad de una disolución. Su índice va de 0 a 14, donde un pH de 0 es completamente ácido, un pH de 14 es completamente alcalino y el pH de 7 es neutro.

El cuerpo humano no tiene un solo nivel de pH sino que, por ejemplo, el estómago tiene un pH que varía desde 1,35 hasta 3,5 ya que debe ser ácido para ayudar en la digestión. Sin embargo, la sangre debe ser siempre ligeramente alcalina, con un pH de 7,35 a 7,45.

La teoría de la dieta alcalina es que el consumo de ciertos alimentos puede ayudar a mantener el equilibrio del pH ideal del cuerpo para mejorar la salud en general. Sin embargo, el cuerpo mantiene su equilibrio del pH, independientemente de la dieta.

Por ejemplo, nuestra dieta puede afectar el nivel de pH de la orina. Pero lo que comemos no determina el nivel de nuestra sangre pH.

La dieta alcalina es principalmente vegetariana. Aparte de verduras y algunas frutas frescas, los alimentos que favorecen la tan ansiada “alcalinidad corporal” incluyen productos de soja, algunos frutos secos, cereales y legumbres. Por otro lado, los alimentos que tiendan a bajar el pH deberán ser evitados: carne, pescado, aves de corral, productos lácteos, alimentos procesados, azúcar blanca, harina blanca, la cafeína y el alcohol.

Beneficios potenciales de la dieta alcalina

Las dietas que incluyen  gran cantidad de proteínas animales pueden disminuir el pH urinario y aumentar el riesgo de cálculos renales. Así que una dieta rica en verduras, como puede ser la dieta alcalina, puede elevar el pH urinario y reducir dicho riesgo.

Se especula con que la dieta alcalina podría retrasar la pérdida ósea y muscular, aumentar la hormona de crecimiento, hacer ciertas enfermedades crónicas menos probables y aliviar el dolor de espalda baja. Sin embargo, esto no ha sido comprobado.

Tampoco hay pruebas concretas de que una dieta alcalina o vegetariana pueda prevenir el cáncer. Algunos estudios han mostrado que los vegetarianos tienen menores tasas de cáncer, especialmente cáncer de colon. Sin embargo, los vegetarianos suelen tener otros hábitos saludables, como el ejercicio y abstenerse de beber y fumar, por lo que es difícil determinar los efectos de una dieta.

Riesgos potenciales de la dieta alcalina

Debido a que no hay evidencia de que la dieta pueda cambiar significativamente el pH sanguíneo, un pH sanguíneo altamente irregular es un signo de un problema más grave – tal vez una insuficiencia renal – y no de un problema dietético. Las personas con enfermedad renal o problemas médicos tales como la diabetes severa, no debe intentar esta dieta sin supervisión médica.

En general, nadie debería iniciar una dieta sin supervisión médica y menos las que restringen ciertos alimentos. En cuanto a la dieta alcalina, que cada uno saque sus propias conclusiones.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.