Insomnio y aumento de peso

La falta de sueño o insomnio puede tener orígenes diversos: problemas o preocupaciones laborales, familiares, sexuales, económicas. Los hábitos irregulares de sueño, los malos hábitos alimenticios (cenas copiosas, hambre), el consumo de sustancias excitantes así como algo tan banal como una simple congestión nasal pueden hacernos pasar más de una mala noche.

La duración del sueño afecta a las hormonas que regulan el hambre – la grelina y la leptina – que estimulan el apetito. Otro factor que puede contribuir al aumento de peso por la falta de sueño es el cansancio resultante, la fatiga da lugar a una menor actividad física.

La privación del sueño recurrente aumenta las preferencias por los alimentos altos en calorías, lo que afecta a nuestra ingesta total de calorías diarias. Esto afecta tanto a hombres como a mujeres, incluso a niños y adolescentes.

Pero, ¿Cuántas horas de sueño son suficientes para una buena salud?

Horas de sueño recomendadas

La cantidad de sueño que necesitas depende de varios factores, pero especialmente depende de la edad:

  • Los bebés: 14 a 15 horas.
  • Los niños pequeños: 12 a 14 horas.
  • Niños en edad escolar: 10 a 11 horas.
  • Adultos: 7 a 9 horas.

Factores que afectan al sueño

Otros factores pueden afectar el número de horas de sueño son:

Embarazo: Cambios en el cuerpo de una mujer durante el embarazo puede aumentar la necesidad de dormir.

Envejecimiento: Los adultos mayores necesitan la misma cantidad de sueño que los adultos más jóvenes. A medida que envejecemos, sin embargo, nuestros patrones de sueño pueden cambiar. Los adultos mayores tienden a tener un sueño ligero y se despiertan con mayor frecuencia durante la noche que los adultos jóvenes. Esto puede crear una necesidad o tendencia hacia las siestas durante el día.

Privación de sueño: la cantidad de sueño que necesitas se acumula con el tiempo si el insomnio se vuelve una constante.

La calidad del sueño: Un sueño interrumpido frecuentemente no es un descanso de calidad. La calidad del sueño es tan importante como la cantidad.

Aunque algunas personas afirman sentirse descansadas con unas pocas horas de sueño, en la práctica está demostrado que estas personas no desempeñan tan bien las tareas mentales complejas en comparación con las personas que duermen al menos siete horas seguidas.

Si siente somnolencia frecuente durante el día, incluso después de aumentar la cantidad de sueño de calidad, consulte a su médico. Su médico puede identificar las causas subyacentes, lo que le ayudará a dormir mejor por la noche.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.