La dieta después de un bypass gástrico, II.

En el anterior post describíamos cada fase de la dieta. En éste veremos como, en cada fase, es importante obtener suficientes vitaminas y minerales al mismo tiempo que mantienes tu objetivo de pérdida de peso. Así que en cada fase deberías:

Hacer comidas pequeñas varias veces al día. Se suele empezar con seis comidas pequeñas al día, luego a cuatro y cuando se sigue una dieta regular, disminuir a tres comidas al día. Asegúrate de comer sólo la cantidad recomendada y dejar de comer antes de sentirte lleno.

Bebe líquidos entre las comidas. Beber líquidos con la comida puede hacer que te sientas demasiado lleno e impide comer suficientes alimentos ricos en nutrientes. Beber durante las comidas puede causar dolor, náuseas y vómitos, así como el síndrome de dumping. Hay que beber entre 1.5 y 2 litros de líquidos al día para prevenir la deshidratación.

Comer y beber lentamente. Hacerlo demasiado rápido puede causar el síndrome de dumping: alimentos y líquidos que entran en el intestino delgado rápidamente y en cantidades mayores de lo normal, causando náuseas, vómitos, mareos, sudación y, finalmente, diarrea. Para prevenir el síndrome de dumping, elige alimentos y líquidos bajos en grasa y azúcar.

Masticar bien los alimentos. La nueva abertura que va desde el estómago hacia el intestino es muy pequeña, los trozos que no caben por ella puede causar vómitos, náuseas y dolor abdominal. Toma pequeños bocados y  mastícalos hasta obtener una consistencia de puré antes de tragar.

Probar alimentos nuevos uno a la vez. Algunos pueden provocarte náuseas, vómitos, dolor e incluso pueden bloquear la abertura del estómago. Esto puede ser transitorio. Los alimentos que suelen causar molestias son la carne, el pan, la pasta, el arroz, las verduras crudas, la leche y las bebidas carbonatadas. Algunas texturas de alimentos, como pueden ser alimentos secos, pegajosos o fibrosos.

Consumir alimentos ricos en proteínas. Esto puede ayudar a curar las heridas, regenerar el músculo, la piel y evitar la caída del cabello. Seguir una dieta de alto contenido proteico y baja en grasa es una buena opción de dieta a largo plazo después de este tipo de cirugía.

Tomar suplementos de vitaminas y minerales. Una parte de tu intestino delgado es pasada por alto después de la cirugía, así que tu cuerpo no es capaz de absorber suficientes nutrientes de los alimentos. Tu médico es quien te recetará el multivitamínico más adecuado para ti y sabrá si necesitarás tomar suplementos adicionales, como el calcio.

La dieta de bypass gástrico sirve para recuperarte de la cirugía y para volver a disfrutar de los alimentos saludables. Pero recuerda, si vuelves a los hábitos alimenticios poco saludables es posible que, no solo no pierdas todo tu exceso de peso, sino que es probable que recuperes el peso que hayas perdido.

Los mayores riesgos de la dieta de bypass gástrico son consecuencia de no seguirla. Si comes demasiado o comes alimentos que no debes puede tener complicaciones, tales como: El síndrome de dumping, deshidratación, estreñimiento, bloqueo de la apertura de la bolsa del estómago y, finalmente, el aumento de peso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.