Golpes de calor

El año pasado por ejemplo se produjeron 15 muertes debido a los golpes de calor, la mitad de ellas eran personas que estaban trabajando o realizando algún deporte en horas centrales del día, las horas mayor riesgo, la otra mitad estuvo relacionada con medicamentos o alimentos en mal estado, niños o personas mayores, o personas con alguna patología previa.

El verano apenas ha comenzado y en las zonas de costa estamos teniendo mañanas o tardes con bruma debido a las altas temperaturas atmosféricas que evaporan gran cantidad de agua de mar, que aún está a temperaturas moderadas o relativamente bajas. Y esto no ha hecho más que empezar, ya que los especialista prevén un verano especialmente caluroso.

Para prevenir y reducir los efectos negativos del calor en nuestra la salud, especialmente en niños y ancianos, se recomienda beber agua o líquidos con frecuencia, evitando el abuso de bebidas con mucha cafeína o grandes cantidades de azúcar, evitar igualmente el alcohol en la medida de lo posible, ya se sabe que muchos les gusta una cañita de cerveza bien fría, pero con moderación.

Aparte de líquidos, para evitar los golpes de calor y sobrellevar mejor las altas temperaturas es aconsejable optar por comidas ligeras, y vestir prendas de color claro, holgadas y que nos permitan transpirar. Por qué no, hacer uso de sombreros y protección solar para evitar la exposición del cuero cabelludo y las molestas quemaduras.

Aparte de hidratarse con bebidas y comidas apropiadas, también se recomienda permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, nada de permanecer en coches cerrados al sol, siempre a la sombra o climatizados, así como reducir los esfuerzos físicos en las horas de mayor calor, es decir, entre las doce del medio día y las cinco de la tarde.

Además de este grupo de población, también son sensibles a los golpes de calor, y por tanto deben seguir los mismos consejos, aquellos pacientes con patologías crónicas como por ejemplo diabéticos, hipertensos, obesos, y personas con problemas de corazón, así como personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre

Síntomas del golpe de calor

Dos de los primeros síntomas de un golpe de calor son la fatiga o cansancio y el aumento de la temperatura corporal o perdida de sudación. Al aumentar la temperatura ambiente a niveles de 35 o 40 grados podemos notar estos síntomas que afectan a nuestros órganos internos, si no ponemos remedio las consecuencias pueden ser fatales, aunque no es frecuente que esto ocurra.

En cuanto estos síntomas aparecen debemos poner remedio siguiendo los consejos mencionados anteriormente, e incluso debemos hidratarnos aunque no tengamos sed, un problema frecuente en las personas mayores.

Si por lo que fuera uno acaba sufriendo un golpe de calor, deberá ser auxiliado trasladándolo a una zona de sombra y sin exposición al sol. Será importante refrescar a la víctima, y proporcionarle líquido para que pueda hidratarse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.