El niño está gordo, ¿Culpa del padre?

Más de un padre que lea esto pensará: “esto es lo que me faltaba”… si señores, con frecuencia nos echan la culpa de muchas cosas, y ahora es posible que haya que sumar el ser responsables de que nuestros hijos estén gordos.

¿Y eso por qué?, al parecer un nuevo estudio llevado a cabo al otro lado del Atlántico ha desvelado que los padres que se toman con más ligereza las comidas en familia, y que ven normal ir a cenar a un restaurante de comida basura, son los que tienen más papeletas de tener hijos con sobrepeso.

Esto a priori suena bastante obvio, pero no olvidemos que en el mundo de la ciencia todo se debe demostrar, además este estudio es interesante porque cuando se trata de dieta infantil siempre se suele acusar, o cuando menos poner bajo sospecha, a la madre, y no se piensa tanto en la responsabilidad del padre, con este estudio se ha querido abordar el creciente problema de obesidad infantil desde otra óptica.

Para llegar a estas conclusión hicieron un seguimiento durante más de un año a los padres, para ver que uso hacían de su tiempo y cuánto dedicaban a las comidas. Paralelamente se pidió a sus hijos que llevaran un diario de comidas, también anotaban si esa comida se producía en casa o fuera, y en tal caso que anotaran el nombre del restaurante.

Tras analizar los datos recabados, los padres parecen ser los más permisivos a la hora de dejar que sus niños vayan a restaurantes de comida rápida, los cuales desde siempre han sido vinculados a las comidas ricas en sal, azúcar y grasas saturadas que poco o nada bueno aportan a nuestro organismo.

La explicación a este respecto puede ser compleja, son muchos los factores, pero entre todos ellos los investigadores se preguntan si acaso se puede deber a que cuando al padre le toca pasar tiempo con sus hijos, éste quiere a toda costa que los niños se lo pasen bien y sin complicaciones, e incluso tiene tendencia a pregunta a los niños a donde quieren ir, dando como resultado que la mejor opción es un “divertido” restaurante de comida rápida.

Los resultados del estudio también revelaron que las madres que recurren a los restaurantes de comida rápida son aquellas negligentes o perezosas, o bien las que están muy absorbidas por su trabajo.

Si como padre o madre te ves reflejado en los resultados del estudio, la solución no es difícil, simplemente debes tomar las riendas y velar más por la salud de tus hijos.

Más información en jneb.org

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.