Blanquear los dientes amarillos

Los dientes amarillos o manchados por lo general son consecuencia de malos hábitos o una dieta que afecta al color del esmalte de las piezas dentales. Dependiendo de cuál sea la causa del problema podemos optar a diferentes remedios o tratamientos para blanquearlos.

Fumar tabaco a diario, seguir un tratamiento con determinados medicamentos, o el consumo habitual de bebidas cítricas, refrescos de cola, vino tinto, café o pueden contribuir notablemente a amarillear los dientes y la aparición de manchas que afean nuestra sonrisa.

En este artículo te contamos qué hacer para evitar tener los dientes amarillos y te revelamos algunos remedios caseros sencillos que te pueden ayudar a blanquear los dientes.

Si queremos tener los dientes blancos y libres de manchas lo primero es adoptar unas buenas costumbres de higiene dental. Cepillar los dientes evita la acumulación de placa y ayuda a prevenir la aparición de manchas, si no lo hacemos la placa se endurece y se convierte en sarro, esa materia amarillenta y dura que elimina tu odontólogo o higienista dental cuando vas a que te hagan una limpieza.

Remedios caseros para blanquear los dientes

En Internet podemos encontrar multitud de información, y en lo relativo a blanquear los dientes hay ideas de lo más variopintas. Para no hacer peder el tiempo a nadie queremos compartir sólo un par de remedios caseros que sabemos que funcionan y que son muy sencillos y económicos.

La primera solución para blanquear los dientes sería usar agua oxigenada, pero sin pasarnos, la idea es hacer un enjuague bucal con algunas gotas de agua oxigenada diluidas en un vaso de agua, o bien poner un par de gotas en la pasta de dientes cuando nos vamos a cepillar.

La segunda solución para blanquearlos puede ser el limón, una fruta que cualquiera puede tener en casa y que sirve tanto para eliminar manchas superficiales de la piel como para blanquear los dientes. La idea es hacer una pasta con un poco de bicarbonato y usarlo junto con la pasta de dientes cuando nos vayamos a cepillar.

Si al cabo de un par de semanas realizando estos remedios caseros no ves los resultados deseados, y tus dientes sólo están un poco menos amarillos o no conseguiste eliminar alguna mancha, siempre puedes optar por los tratamientos profesionales.

Tratamientos para blanquear los dientes

Si los remedios caseros no te convencen o tardan demasiado en hacer efecto, siempre puedes recurrir a los tratamientos profesionales para blanquear los dientes, lo que nos ofrecen son el blanqueamiento o las carillas dentales, ¿en qué consisten?.

Los tratamientos para blanqueamiento dental emplean productos químicos como el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) de forma controlada y en combinación con láser o luz LED, consiguiendo un aclarado del tono de nuestra superficie dental.

La carillas son una láminas muy finas hechas de porcelana que el especialista coloca en la parte frontal de tu diente, esto corrige pequeños defectos que podamos tener y proporciona una sonrisa de anuncio. Si nos preocupa bastante nuestra estética dental, este tipo de tratamientos pueden ser la solución ideal para conseguir unos dientes blancos en poco tiempo.

La porcelana es un material muy resistente, no se si alguna vez los has usado pero hay cuchillos cuya hoja es de porcelana y son una auténtica maravilla. Las carillas son fuertes y resisten bien el paso del tiempo, tanto como el esmalte natural de nuestros dientes pero sin desgastarse.