Azúcar y azúcar añadido

El azúcar, ya sea natural o procesado, es un tipo de hidrato de carbono simple que el cuerpo utiliza para obtener energía. Frutas, verduras y productos lácteos contienen azúcar de forma natural.

“Azúcar añadido” se refiere a los azúcares y jarabes agregados a los alimentos durante su elaboración o procesado. Bollería, refrescos y bebidas energéticas y deportivas son las principales fuentes de azúcar añadida.

El azúcar está muy presente en nuestra alimentación porque aumenta el sabor de los alimentos, da color, cuerpo y textura a los horneados, actúa como conservante y equilibra la acidez de los alimentos que contienen vinagre y tomate.

Los alimentos con mucho azúcar añadido aportan calorías con poco valor nutricional. Además, el azúcar añadido se encuentra a menudo en los alimentos que también contienen grasas sólidas. Comer demasiados alimentos con azúcares añadidos y grasas sólidas es el camino ideal hacia una mala nutrición y el sobrepeso.

Identificar el azúcar añadido a los alimentos

La única forma fiable de identificar que un alimento contiene azúcar es mirar la lista de ingredientes. Los ingredientes se enumeran en orden decreciente de peso. Si el azúcar figura entre los primeros es porque se encuentra en mayor proporción que los siguientes.

Aunque leamos las etiquetas, debemos saber que el azúcar puede denominarse de muchas maneras dependiendo de su origen y elaboración. Esto hace que sea difícil identificarlo. Una clave, los ingredientes que terminen en “osa”, nombre químico de muchos tipos de azúcar, tales como fructosa, glucosa, maltosa y dextrosa. Otros tipos comunes de azúcar añadido son: jugo o miel de caña, jarabe de maíz de alta fructosa, zumos concentrados de frutas y néctares, miel, jarabe de malta y melaza.

Limitar la cantidad de azúcar en tu dieta resta calorías sin restar nutrientes. De hecho, controlar tu ingesta de azúcares añadidos y grasas sólidas puede hacer que te sea más fácil obtener los nutrientes que necesitas sin exceder tu consumo de calorías. De eso tratará el siguiente post, de cómo reducir nuestro consumo de azúcar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.