sal

Los peligros de una dieta rica en sal y baja en potasio

En los últimos meses hay una batalla abierta en lo que se refiere a si comer sal es bueno o malo, y en cada caso de qué medida estamos hablando, es decir, si debemos simplemente moderar su consumo, o bien erradicar la sal de nuestras comidas, o por el contrario no poner límite.

En el artículo Comer menos sal no evita problemas cardiacos ya abordamos la opinión y los datos de una investigación que dejaba un poco en evidencia la idea de que reducir su consumo nos evitará problemas.

Ahora se trata del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, un organismo del gobierno de los Estados Unidos que ha puesto el grito en el cielo, – especialmente tras la publicarse la semana pasada un estudio que afirmaba no haber encontrado indicios de que reducir el consumo de sal redujera el riesgo de sufrir problemas cardiacos o muerte prematura –, y han querido declarar con toda contundencia que una dieta rica en sal y baja en potasio, puede incrementar el riesgo de muerte.

Menudo lío, como consumidor al final uno no tiene tan claro lo que debe hacer, quizás lo suyo es hacer caso al gobierno, lo malo es que se dedican a afirmar que la sal es mala, ¿y si es mala por qué no prohiben su venta?, y encima por otro lado hay científicos desmontando sus teorías…

Estudio sobre los peligros de una dieta rica en sal

La investigación en la que se basa el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, se trata de un seguimiento de 15 años a más de 12.000 personas, con el objetivo de determinar los efectos a largo plazo del consumo de sodio y potasio.

Al finalizar el estudio, 2270 participantes murieron, 825 de enfermedades cardíacas y 433 por coágulos de sangre e ictus. Tras revisar los datos, descubrieron que las personas que consumieron una dieta rica en sodio y baja en potasio presentaron un 50% más de riesgo de muerte, y más concretamente un 200% más de probabilidades de morir de un ataque al corazón.

Es interesante saber que el potasio suele contrarrestar el efecto de la sal en la dieta. Por tanto, mantener un equilibrio es importante. Este equilibrio se ve afectado cuando los individuos comen demasiada comida precocinada, lo que tiende a aumentar sus niveles de sodio y bajar los de potasio.

De manera práctica, podemos afirmar que si el sodio aumenta la presión sanguínea, el potasio la baja. Si el sodio retiene agua, el potasio ayuda a liberarla.

Para los interesados, comentar que la sal ya sabemos todos que la podemos encontrar en los saleros, en cuanto al potasio, este se encuentra presente en las espinacas, uvas, zanahorias, leche desnatada o yogur.

Por último, a los hipertensos y nuestros lectores en general os recomiendo leer también el artículo sobre consejos para reducir la sal en las comidas.

Más información en CDC

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.