embarazo

Las embarazadas pobres engordan más

Suena un poco crudo eso de que las embarazadas pobres engordan más, o quizás contradictorio, pero al parecer es así. Cerca de dos tercios de las más de cuatrocientas mujeres embarazadas que pasaron por dos hospitales de Estados Unidos habían ganado más peso del recomendado, la mayoría de ellas mujeres negras e hispanas.

Pero el problema no es sólo durante, de hecho en revisiones posteriores tras el embarazo, concretamente un año después del parto, la mitad había conservado por lo menos entre cuatro y cinco kilos de su embarazo, para los especialistas estos son datos preocupantes.

Un exceso en el aumento de peso durante el embarazo aumenta las probabilidades de tener un bebé más grande de lo normal y que por tanto se necesite una cesárea. Además las mujeres embarazadas con sobrepeso tienen menos probabilidades de perder los kilos de más tras el embarazo, lo que aumenta su riesgo de sufrir diabetes y presión arterial alta. Por no decir que algunos estudios apuntan a que los recién nacidos grandes tienen más probabilidades de ser obesos en el futuro.

Los investigadores encontraron que antes del embarazo, sólo una tímida cuarta parte de las mujeres tiene sobrepeso, y un poco más eran obesas. Entre las mujeres que eran de peso normal antes del embarazo, cuatro de cada diez entran en la definición de «sobrepeso» un año después de dar a luz, y una de cada veinte cayó en la categoría de obesas.

De las que tenían sobrepeso antes de quedar embarazada, más de la mitad eran obesas un año después del parto, si nos basamos en el índice de masa corporal (IMC), una medida del peso en relación con la altura.

Como hemos comentado ya en alguna ocasión, un IMC superior a 25 se considera sobrepeso, y obesidad cuando está por encima de 30.

Lo que preocupa más es que esto es resultado de un solo embarazo, y dado que las edades de las mujeres que participaron el estudio estaban comprendidas entre los 14 y 25, es probable que tengan más hijos, y, posiblemente, que aumenten aún más de peso tras los futuros embarazos.

El Instituto de Medicina, un órgano asesor del gobierno de los Estados Unidos, recomienda que el aumento de peso normal de las mujeres sea entre 11 y 16 kilos durante el embarazo. las mujeres de bajo peso se les aconseja aumentar de 12,7 a 18 kg, mientras que las que tienen sobrepeso deben poner el límite entre 7 y 11 kilos. Las obesas son las que deben ganar menos peso, lo suyo sería entre 5 y 9 kg.

Los investigadores encontraron que ciertos factores que contribuyen con una mayor pérdida de peso después del embarazo. Por ejemplo las mujeres que amamantaron a sus bebes perdieron alrededor de 0,68 kilogramos más por semana que las que los alimentaron con biberón.

De hecho, una de las conclusiones del estudio es que sería interesante promover las práctica de amamantar a los bebes con idea de aumentar la pérdida de peso tras el embarazo, especialmente entre las mujeres pobres o con menos ingresos.

Por razas, los investigadores observaron que las mujeres hispanas tuvieron en general más éxito que las mujeres blancas o negras para perder peso después del parto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.