Dieta cardiosaludable: ¿baja en grasa o baja en carbohidratos?

Perder peso, especialmente entre los adultos que son muy obesos, es una buena manera de prevenir la aparición de la aterosclerosis, el depósito e infiltración de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre que puede tener por consecuencia un fallo cardiaco. Una dieta que sea baja en grasa o baja en carbohidratos puede ayudar a reducir peso. Pero, ¿cuál es la más saludable para el corazón?

Shane Phillips, profesor asistente de terapia física de la Universidad Illinois en Chicago, dice que la evidencia preliminar favorece el enfoque de una dieta baja en grasa, y advierte contra las populares dietas bajas en carbohidratos, que suelen permitir generosas porciones de carnes y otros alimentos que pueden contener mucha grasa. Esta claro que la gente tiene diferentes opiniones acerca de lo que debe ser una dieta saludable, y saben que tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo. La pregunta es, ¿cómo perder peso de la manera más saludable?.

Anteriormente, algunos estudios que llevó a cabo sugieren que la pérdida de peso con los hidratos de carbono no pueden proteger totalmente la circulación. Él va a estudiar ahora a 60 personas, tanto jóvenes como de mediana edad, con la esperanza de llegar a conclusiones más definitivas.

Phillips recibió una donación de 1,25 millones de dólares del NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre) para poner a dieta a los voluntarios adecuados durante seis semanas – éstos serán elegidos al azar para recibir una dieta baja en carbohidratos o baja en grasa. Todos los sujetos serán clínicamente obesos, con índices de masa corporal entre 30 y 39. Todos los desayunos, almuerzos y cenas serán preparados.

Phillips espera que todo el mundo pierda peso, aunque tiene la hipótesis de que las dietas bajas en grasa promoverá una mejor química del cuerpo para unas arterias más saludables. Las muestras de sangre se tomarán cada dos semanas y serán analizadas para evaluar los niveles de químicos vinculados a una función cardiosaludable.

El óxido nítrico producido por el endotelio (la capa interior de las arterias), regula la estabilidad que ayuda a mantener el bombeo de la sangre libremente. La aterosclerosis, estrechamente vinculada a la obesidad, puede reducir la producción de óxido nítrico, al tiempo que el aumento del nivel de especies reactivas del oxígeno (ERO), agrava el problema de la salud vascular.

Mientras que la pérdida de peso debe reducir el riesgo de la aterosclerosis, la hipótesis de Phillips apunta a que las personas con una dieta baja en grasa tiene la función endotelial vascular mejor en comparación a los que seguirán las dietas bajas en carbohidratos, y por lo tanto reducirán el riesgo de enfermedades del corazón. Se comprobará si los niveles de las dietas bajas en hidratos de carbono también es menor de la sangre de la hormona adiponectina, que ayuda a controlar las dañinas especies reactivas del oxígeno.

El investigador se pregunta si es la adiponectina un secreto de cómo la circulación de la sangre está protegida. Ya que por lo general alta y de protección en las personas delgadas, y ha sido asociada con la obesidad, donde es más baja. Cómo la dieta puede afectar a los niveles de adiponectina y otros marcadores de salud cardiovascular, y cómo estos factores pueden proteger a los pequeños vasos sanguíneos es una pregunta aún sin explorar previamente pero que en breve puede tener respuesta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.