Dormir poco y obesidad infantil

Alguno podría pensar que el acuciante problema de sobrepeso y obesidad infantil que sufren los países desarrollados se debe única y exclusivamente a la dieta que siguen nuestros niños, sin embargo, como ya comentamos la semana pasada, por ejemplo la vitamina D podría tener alguna relación, y ahora también se ha descubierto que el dormir poco aumenta el riesgo de obesidad infantil.

La semana pasada se presentó en un congreso internacional celebrado en Zaragoza los resultados de un estudio realizado por Idefics. En esta ocasión se trata de un macro estudio realizado con la colaboración de 16.000 niños de diez países diferentes con edades comprendidas entre los dos y los nueve años.

Al contrario de lo que alguno podría pensar, y según los datos recogidos por el proyecto Idefics, las tasas de obesidad infantil en el sur de Europa, concretamente en países como Italia, España y Chipre, son mayores que las de países nórdicos como Bélgica o Suecia.

Según los investigadores, esto se podría deber al abandono de la dieta mediterránea, así como a un aumento del sedentarismo, dando como resultado unas tasas de obesidad infantil de entre el 6 y 19 por ciento. De hecho, en España la obesidad infantil se sitúa en el 17,8 %.

Luego, en líneas generales, los datos revelan que los niños de familias humildes, de inmigrantes o monoparentales son los que tienen mayores ratios de niños con sobrepeso, y que uno de cada cinco niños en Europa tiene sobrepeso.

Aunque no hacen saltar las alarmas porque saben que más de la mitad de los casos de obesidad infantil se debe a razones genéticas, si recomiendan que los padres animen a sus hijos a realizar actividades deportivas desde pequeños, uno de los pilares, junto con el descanso y la dieta sana, para proteger al organismo de enfermedades metabólicas que son consecuencia del sobrepeso y la obesidad.

Aparte de esto, y como comentaba al comienzo, el dormir menos de nueve horas diarias puede poner en riesgo a los niños, no sólo mermando su capacidad de atención en clase, sino provocando desordenes metabólicos que le hacen ganar peso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.